Un día en Marrakesh

Written by SV
10. 01. 2018 · 4 min read

Marrakesh es una ciudad embriagante conocida por sus zocos, especias, encantadores de serpientes y lugares escondidos. Ofrece una pincelada de África muy cerca de Europa, está a la altura de su fama. Disfruta este itinerario de un día en Marrakesh que te propone el planificador de viajes Sygic Travel.

El corazón de la ciudad, la plaza de Yamaa el Fna, se despierta todas las mañanas llena de puestos, cuentistas y músicos hasta altas horas de la noche. Comienza tu día en este lugar parte de la Unesco y prepárate para dejarte seducir por el ambiente. La mejor forma de conocer Marrakesh es visitar uno de sus zocos y disfrutar de su atmósfera única, alegre y colorida. Pasea por sus callejones laberínticos que están llenos de puestos donde puedes comprar todo tipo de especias, alfombras, bolsos de cuero o piezas de cerámica. Tendrás mucho donde elegir. Recuerda regatear para conseguir los mejores precios.

Marrakesh es conocido por sus encantadores de serpientes. Su arte radica en la capacidad de "hipnotizar" a la serpiente con la música, pero en realidad, la serpiente simplemente imita el movimiento del instrumento. En el pasado, los encantadores de serpientes solían ser curanderos que protegían a otras personas de estas criaturas venenosas y las curaban después de haber sido mordidas. Los podrás ver por toda la ciudad. Si no te gustan las serpientes, lo mejor es evitarlas: la mayoría de los encantadores se pueden ver en la plaza de Yamaa el Fna.

Dale un toque de sabor a tu vida en el zoco. Además de especias, la gente también vende productos artesanales, hacen tatuajes de henna o venden flores. Ten cuidado: te darás cuenta de que quieres todos los remedios de hierbas y productos de belleza que vas a ver. Ninguna visita a Marruecos estaría completa sin una taza o cinco de té magrebí: té verde con hojas de menta. No olvides que los marroquíes beben el té caliente todo el año, sin importar la temperatura que haga en el exterior.

Los lugareños suelen salir a comprar alimentos todos los días, por lo que siempre hay productos frescos. También van a comprar especias, como comino, azafrán, jengibre, cúrcuma, canela… sea lo que sea que buscas, los vendedores lo tienen. Hablando de comida, la comida callejera de Marrakech se complementa con cactus. De hecho, son suculentas que parecen cactus pero tienen un sabor como a fruta muy refrescante. Pasa por aquí y disfruta de este tentempié tan sano.

Después de comer algo, ve a la escuela islámica más grande de Marruecos que data del siglo XIV. Las paredes están decoradas con tallas, inscripciones y motivos geométricos, haciendo de las pareces una obra maestra arquitectónica. Las curtidurías dan una pincelada de lo dura que es la vida de los trabajadores aquí. Es probable que cambie la forma en la que ves todos los productos de cuero en las tiendas. Intenta subirte a uno de los balcones, ya que ofrecen las mejores vistas.

Kutubía es la mezquita más grande de Marrakesh, conocida como la Mezquita de los Libreros, debido al mercado de libros que alguna vez hubo cerca. Visita el jardín de rosas al lado de la mezquita para ver el minarete de 77 metros de altura. En caso de que no te gusten los cactus, ¿qué te parecen los melocotones, nectarinas, dátiles o melones? Uno nunca se cansa de estas frutas, especialmente si las venden por todos lados. Comer productos deliciosos y frescos nunca ha sido tan fácil.

Además de sus lugares de interés cultural, Marrakesh también entretiene con su vida callejera. Seguramente pases por innumerables actuaciones de jóvenes locales y bailarines. Puedes hacerte un tatuaje de henna prácticamente en cualquier lugar de la plaza mientras ves pasar a los lugareños. Los ciudadanos tenían tanto amor por su cultura que inspiraron a la Unesco a crear la Proclamación de obras maestras del patrimonio oral e inmaterial de la humanidad. Esta proclamación se centra en la ascendencia no física de los países, por ejemplo, la danza, la música, los rituales, los juegos, los deportes y mucho más. Alienta a los jóvenes a ser más conscientes de su propia cultura y les enseña a promoverla aún más.

Yamaa el Fna conecta el pasado y el presente, ayudando a preservar las tradiciones y costumbres de Marruecos para las generaciones futuras. Termina tu viaje en el mismo lugar donde comenzó, disfrutando de la música, escuchando cuentos y comiendo en uno de los puestos de comida.

Sygic Travel ha estado ayudando a muchas personas a planificar sus itinerarios de viaje desde 2011. Millones de personas en todo el mundo utilizan su planificador web, así como sus aplicaciones para iOS y Android.