Las 8 ciudades pequeñas de Europa para viajar en otoño

Written by SV
02. 10. 2017 · 3 min read

Los verdaderos trotamundos nunca dejan de descubrir lugares, aunque se ponga el sol y las hojas empiecen a caer. Disfruta de esta selección que propone Sygic Travel con 8 ciudades pequeñas de Europa que son aún más bonitas en otoño que en cualquier otra época del año.

Bled, Eslovenia
Bled es un lugar mágico en el Lago de Bled, situado en la región de Gorenjska, al noroeste de Eslovenia. Su castillo medieval se construyó en un precipicio sobre la ciudad y su iglesia emblemática se erigió en un islote en medio del lago. Es ideal para pasar un tranquilo fin de semana de otoño en la naturaleza.

Bergen, Noruega
Bergen, la segunda ciudad más grande de Noruega, es perfecta para un viaje de fin de semana de otoño. A diferencia de la capital, Oslo, su clima invernal es suave gracias a la corriente del Golfo. Bryggen, un conjunto de edificios comerciales de la Liga Hanseática, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y es el puerto con más actividad de toda Noruega.

Göreme, Turquía
Göreme es un pueblo de Capadocia, una región histórica de Turquía, y es un lugar perfecto donde puedes disfrutar de un maravilloso paisaje repleto de formaciones rocosas únicas y misteriosas ciudades subterráneas. Merece la pena ver las chimeneas de hadas del Valle de Pasabag o del Valle de la Imaginación desde un globo aerostático.

Annecy, Francia
Si alguna vez has oído a alguien hablar sobre “la perla de los Alpes”, seguro que se refería al pueblo francés de Annecy. Se encuentra en el Lago de Annecy, el tercer lago más grande de Francia y el más limpio de toda Europa. Es un lugar ideal para dar un largo paseo y disfrutar de unas vistas impresionantes.

Bolonia, Italia
Si te gustan las plazas medievales, las iglesias bonitas y los monumentos, deberías visitar Bolonia, la capital de la región Emilia-Romaña, en el norte de Italia. La ciudad alberga la universidad más antigua del mundo y Sygic Travel te recomienda que lo descubras todo de la mano de un guía local.

Hallstatt, Austria
Hallstatt, conocido por su producción de sal, es un pueblo de la Alta Austria y forma parte del Paisaje Cultural de Hallstatt-Dachstein, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Visita los bosques de los alrededores y divisa el Lago Hallstätter desde las montañas.

Brno, República Checa
Brno es la segunda ciudad más grande de la República Checa y disfrutarás de su ambiente si te gusta la cerveza y la arquitectura. Además de los típicos lugares turísticos como el Castillo Špilberk o la Iglesia Roja, también deberías visitar la Villa Tugendhat, una joya arquitectónica moderna diseñada por Mies van der Rohe, y monumentos polémicos como el reloj astronómico y la estatua del margrave Jobst.

Gdansk, Polonia
La ciudad polaca de Gdansk se encuentra en la costa del Báltico y, a pesar de que se destruyó durante la Segunda Guerra Mundial, sus calles se han restaurado y hoy en día es una de las mejores ciudades para vivir en Polonia. Además, en Gdansk está la sede de la conocida federación sindical llamada Solidaridad (Solidarność), que se fundó bajo el mando de Lech Wałęsa y se convirtió en un movimiento de resistencia civil contra la dictadura comunista.